Lázaro Vijande: “La Belleza de Holanda”

Lázaro Vijande es un psicólogo que trabaja en un Colegio español de la provincia de León. Los viernes viene a León y da unas clases dignas de ser escuchadas sobre Habilidades Sociales: “La asertividad” duran una hora pero a mi se me pasa “volando” como si solo fueran 5 minutos. Da gusto oírle hablar.

En una de las ediciones del periódico escolar hizo una reflexión sobre un caso que me encantó referido a un niño “especial” pero creo que pasa lo mismo en otras muchas situaciones de la vida …

Lo transcribo tal cual

En mi profesión, en muchas ocasiones me veo en la no deseada situación de tener que decirle a un padre que su hijo es diferente, que presenta dificultades en el proceso de enseñanza-aprendizaje y que necesita de nuestra ayuda para seguir el ritmo de los compañeros de la clase.

Las reacciones son dispares pero en todas ellas subyace la pregunta :”¿Qué puedo hacer? y la capacidad de la palabra de quién les habla no encuentra argumentos convincentes, optimistas…y esa pregunta flota como algo pesado, denso, espeso…algo que nos hace cómplices ante la dificultad de lo inevitable:

Aceptar el hecho de que mi hijo, tu hijo, no es como los demás.

El otro día cayó en mis manos una carta. La había escrito Emily Pearl Kinsgley, escritora del programa de TV “Barrio Sésamo”. Ella es madre de un niño con Síndrome de Down y también se hizo esa pregunta. Pero pienso que al contrario de muchos de nosotros, ella si había encontrado la respuesta. Léanla. Es edificante:

“Me piden a menudo que describa la experiencia de criar y educar a un niño con una deficiencia. Para ayudar a la gente que no ha tenido esta experiencia tan especial a comprenderlo y a imaginarse como es, es algo así… Cuando estás esperando un niño, es como planificar un maravilloso viaje de vacaciones a Italia. Te compras un montón de guías de viaje y haces planes maravillosos: el Coliseo, el David de Miguel Angel, las góndolas de Venecia…Incluso aprendes algunas frases útiles en italiano. Todo es muy emocionante.

Después de meses esperando con ilusión, llega por fin el día. Haces tus maletas y sales de viaje. Algunas horas más tarde, el avión aterriza . La azafata viene y te dice: “Bienvenido a Holanda” ¿Holanda?,dices. ¿Qué quiere decir usted con Holanda? ¡Yo contraté un viaje a Italia!¡Tendría que estar en Italia!¡Toda mi vida he soñado con ir a Italia!

Pero ha habido un cambio en el plan de viaje. Han aterrizado en Holanda y tienes que quedarte allí. Lo más importante es que no te han llevado a un sitio horrible, asqueroso, lleno de malos olores, hambre y enfermedades.Simplemente, es un sitio diferente.

Por lo tanto, tienes que salir y comprarte nuevas guías de viaje. Y debes aprender un idioma completamente nuevo. Y conocerás a gente totalmente nueva, que no hubieras conocido nunca. Es simplemente un lugar distinto. Es más tranquilo que Italia, menos excitante que Italia. Pero después de haber pasado un cierto tiempo allí y de recobrar tu aliento, miras a tu alrededor y empiezas a darte cuenta de que Holanda tiene molinos de viento, Holanda tiene tulipanes, Holanda tiene incluso Rembrandts.

Al mismo tiempo toda la gente que conoces a tu alrededor está yendo y viniendo de Italia, y están todos presumiendo de lo bien que se lo han pasado allí. Y durante el resto de tu vida, te dirás a ti mismo:

“Sí, allí es donde yo debería haber ido. Eso es lo que había planeado”

Y el dolor nunca, nunca desaparecerá del todo, porque la pérdida de ese sueño es una pérdida muy significativa.

Pero si te pasas la vida lamentándote por el hecho de no haber podido visitar Italia, es posible que nunca te sientas lo suficientemente libre para disfrutar de las cosas tan encantadoras y tan especiales que tiene Holanda”

Anuncios

2 comentarios to “Lázaro Vijande: “La Belleza de Holanda””

  1. La vecina del primero Says:

    A mí, a pesar de estar escrita desde la fórmula de “aceptar las adversidades”, me parece una carta dura; no en la forma pero sí en el contenido.

    Pienso que no hay que dramatizar determinadas situaciones, pero tampoco idealizarlas. Hay problemas que no tienen solución, pero creo que para eso se inventó la potencia del cariño. Es el mejor bálsamo del mundo.

    Bueno, me he puesto un poco seria, lo siento; pero es que la memoria retroactiva a veces me juega malas pasadas.

    Me encantó leer el post, porque el optimismo debería ser por Decreto Ley el motor que mueve el universo.

    Me gusta

  2. Mariví Says:

    Me alegro de que te haya gustado Vecina, a mi también me hizo pensar mucho …

    Me gusta

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: